Así estamos (III) – Friends will be friends

julio 25, 2007 at 11:00 pm 13 comentarios

Sí, sé que dije que iba a ser un post sin fotos. Sin embargo, ésta es la excepción que confirma la regla. También es un episodio postil con música específica. Junto con Las malas compañías de Serrat, que la mayoría ya conocéis porque os la he dedicado, tiene de fondo la banda sonora de Los amigos de Peter; Friends will be friends, de Queen, y Amigos para siempre, la versión de Los Manolos.

Así estamos pues…

Cómo puede apreciarse en la fecha, la foto tiene 13 años ya. Soy la de azul, obviamente. Somos los de Sant Miquel. La colla. Curioso. Ahí, y en la teoría de los vasos comunicantes de Txapu, podríamos decir que empezó mi idilio con la amistad.

Tengo un par de grandes amigas que conozco de antes, pero con las que la amistad se ha forjado y consolidado tiempo después.

Sin embargo, esta gente me hizo grande. Me hizo ver que no estaba sola. Me aceptó, me respetó, me quiso como persona. Y como amiga. En una época en la que no me sentía encajar en ninguna parte. Allí aparecieron. Entre notitas, salidas al cine, confidencias, meriendas en La Ronda, excursiones,… compartiendo nuestra adolescencia, nuestros deseos, nuestras dudas, nuestros miedos, nuestros descubrimientos.

Según Rac, en esa época yo daba tanta confianza que no cogerse a ella acababa siendo imposible. Creo que es algo que sigo haciendo, en parte.

El verano del 94, con unos tres años de andadura a nuestras espaldas, me sentía feliz. Mi vaso de la amistad estaba a rebosar, gracias a esta gente. Gracias a ella, a su apoyo, a su mera existencia, el ostión que tuve que afrontar unos meses después con la muerte de mi padre fue diferente. Crecimos juntos, en parte. Y como hablaba un día con Robe, hay una especie de chispita. Una chispita que, pese a los años, pese a las distancias, pese a las vidas ahora ya separadas, pese a las evoluciones de cada uno, sigue estando ahí. Que nos permite que el tiempo no transcurra, que en los reencuentros parezca que Sant Miquel fue ayer, que siga pensando que sólo hay amigos. Y que vale la pena vivir por ellos, y hasta morir por ellos, si así debe ser, como decía Stephen King.

La colla como tal ya no existe. Pero las personas que la compusieron siguen ahí. En su huequito en mi corazón. Os quiero no sabéis cuanto.

Y con el paso del tiempo otras gentes han encontrado sus agujeros ahí dentro. No diré que se pueden contar con los dedos de la mano. Mentiría como una bellaca. Doy gracias a que me falten dedos. Y para mí eso es como el aire que respiro. Es como mi vida misma. Algunos entraron directamente y por la puerta grande, otros pasaron por debajo de mi radar. Algunos ha sido un curro compartido durante años, decidiendo qué ladrillo sería necesario colocar para que la estructura fuera idónea para ambos. Algunos recién empiezan a construir en estos momentos, preguntándose si valdrá la pena y si serán resistentes los cimientos.

Porque hay que reconocer que mi confianza la doy fácilmente. Mi amistad, si creo que el esfuerzo y el cariño invertidos han de merecer la pena, también. Pero no es algo regalado de mantener. No es algo a dar por supuesto, porque sí, a las primeras de cambio. Porque igual que la he dado, puedo retirarla.

Porque quiero que mis relaciones me engrandezcan, no empequeñecerme con ellas. Ya dije que no quiero ir de visita por vuestras vidas. Que quiero poder reconocerme después. Que me duele echar una casa a tierra, podar un árbol; pero lo hago si es necesario.

Porque el respeto, la confianza, el cariño, el estar ahí, han de ser mutuos. Me gusta la reciprocidad en términos generales, on a regular basis. Que ir de copas con alguien y echar unas risas es muy sencillo. Echar el resto es más complicado. Hay muchas más cosas por compartir. No soy perfecta, lo sé. La habré cagado más de una vez, le habré fallado en alguna ocasión a alguien que me necesitaba. Y lo siento en el alma si ha sido así. Pero procuro no ir por esa vía, al menos estando en plena disposición de mis facultades.

Encontré relativamente pocas semanas atrás un artículo que tenía guardado de hará ocho años, en el que hablaba de amantes y amigos. Y esto me gusta…

Porque los amigos son el ancla de los afectos, el sentimiento que se esponja con los años, la construcción sólida de lo que uno sabe y lo que uno es. Los amigos son tu base, el esqueleto.

Podré no tener una relación de pareja y sentirme feliz, pero si no tengo a mis amigos, nada valgo. Cierto. Sois mi base. Mi esqueleto. Gran parte de lo que hace que esto valga la pena vivirse. Que no os dé miedo oírme decir lo que siento por vosotros. U os tendréis que calzar los machos, porque es lo que hay. Sobre todo los nuevos. Los que venís de lejos conmigo por el camino, sabéis que no soy peligrosa. Que podré morder, pero que eso no es malo. Si no apreto demasiado, claro! 😄

Y lo cierto es que, aunque estéis en mi corazón, muchos de vosotros andáis lejos. Muchos más de lo que es sano y adecuado. Quizá algunos no físicamente, pero sí lejos con vuestros compromisos y vuestras vidas. Y os echo de menos. Quiero compartir cosas con vosotros, y la distancia no lo facilita. Suerte de blogs, MSN, mails y demás. No es lo mismo, pero ayuda. Sin embargo, a veces el camino se hace cuesta arriba.

Its not easy love but you’ve got friends you can trust
Friends will be friends
When you’re in need of love they give you care and attention
Friends will be friends
When you’re through with life and all hope is lost
Hold out your hands cos friends will be friends right till the
End

Necesito estirar las manos y encontraros ahí. Ahora es lo que más falta me hace. Y quiero también que vosotros sintáis que estoy al alcance. La lástima es que no puedo estar cerca de todos a la vez. Pero se hará lo que se pueda. He descuidado esto demasiado tiempo para mi gusto.

Te quiero. Sí, a ti te lo digo. Y a ti también. Y al otro. Y a vosotros dos. Y a los de más allá. Os quiero.

Podéis huir y esconderos, pero eso no cambiará fácilmente lo que siento. O sea que mejor asumidlo. Ya sabéis. Si la violación es inminente, relájate y disfruta. 😀 Deseo que haya unos cuantos con ganas de seguir disfrutando(nos) hasta los restos.

Y en ocasiones, si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña. No es cierto, Eleder? 😉

Y así estamos ahora…

Anuncios

Entry filed under: En tierra de nadie.

Así estamos (II) – Deformación profesional Así estamos (IV) – ¡Huid, insensatos!

13 comentarios Add your own

  • 1. Dan_Solo  |  julio 26, 2007 en 2:11 am

    Vaya, en lo tocante a amistad se refiere, ayer mismo me dijeron una noticia desagradable sobre un amigo. Al parecer, se mete de todo en el cuerpo y, cobrando 4000 chapas al mes, le debe 3000 a su camello.

    Yo que le tenía por inteligente, lechón de mí…

    Rezo por no encontrármelo por la calle, porque entonces seguramente le inflaría la cara a ostias. Y además de verdad. Con toda mi mala saña y rabia.

    Menos mal que hay post como éste que me devuelven la fe.

    Responder
  • 2. Txapulín  |  julio 26, 2007 en 9:10 am

    ¡Ups! Creo que por aquí salgo yo. Lo guardo para leerlo offline por la noche y mañana tienes respuesta.

    PD: Sólo ver la foto ya me he emocionado :_).

    Responder
  • 3. Rúmil  |  julio 26, 2007 en 12:46 pm

    Ahora si me he puesto al dia, asi que ya sabes, dentro de poco a toque de telefono.

    Responder
  • 4. Meliana  |  julio 26, 2007 en 7:20 pm

    Me ha parecido un buen post para reaparecer después de ¿tanto? tiempo (quizás sea cierto que yo tengo un concepto un tanto desconcertante de la palabra tiempo ;)) Pero, después de investigar un poco y encontrarte, he querido aprovechar la ocasión de saludarte y darte las gracias por algo que, quizás pueda parecer simple, pero en los tiempos que habian de venir me fué de gran ayuda, de la cual tú fuiste la artífice; 😀 ¡Gracias por el libro de Mujeres que Corren Junto a los Lobos! (por fín lo he dicho XD)
    Me he alegrado de saberte bien, pero me he quedado con más ganas de saber qué ha sido de tí 😉 A mi vez, tb podría contarte unas cuantas cosas curiosas…pero esa es otra historia, y ha de ser contada en otra ocasión 🙂
    De cualquier modo, siempre es bueno que ya pueda ser posible la comunicación 😀

    ¡Bien Hallada! :DD

    Responder
  • 5. Aethros  |  julio 26, 2007 en 7:53 pm

    A veces la vida da vueltas curiosas. Un día va alguien en un ataque de nostalgia, coge un puñado de fotos de una reunión antigua y cuelga en youtube un video de esos de poner los pelos de punta… Y de repente todo es efervescencia, curiosidad, querer saber por donde anda la gente errante, que no perdida, como decía el otro. 😉

    Y recibes un mail. Sonríes para tus adentros y lo contestas. Pillas al vuelo una dirección de un blog. Y enredas por sus mensajes, descubriendo cosas, sin atreverse (aun) a escribir cosas por el simple afán de ir conociendo mejor donde uno vuelve a adentrarse antes de decir esta boca es mía. Y, curioso, sientes que a pesar del paso del tiempo, hay cosillas, detalles, guiños que son más o menos constantes, que crees reconocer, que cuadran con la imagen que tienes guardada de alguien por años que hayan pasado.

    Si encima da la casualidad que a la autora de este blog le da por desnudarse un poco emocionalmente y en tres posts te ha puesto más o menos al día de cómo se siente, de su trayectoria laboral y de lo increíblemente importante que es para ella tanto su trabajo como sus amigos, pues las piezas del puzzle siempre destinado a estar incompleto van encajando poco a poco, devolviendote una imagen más o menos reconocible. Familiar.

    Pues si. Algunos estamos por aquí. Y me uno a lo que dice Meliana: es un placer reencontrarte, saludarte después de tanto tiempo y, lo que es igualmente importante, hacerte saber que por aquí seguimos.

    No he sido nunca de esos que creen en el destino. Creo que cada uno se forja el suyo. Probablemente a trompicones. Pero después de todo lo que ha pasado en estas últimas semanas creo que nuestros caminos, al igual de los de muchos otros que compartieron horas y horas de diversión hace años, pueden facilmente volver a cruzarse.

    Y me da a mi en la nariz que puede ser de lo más gratificante tomarse un cafe o unas cuantas copas contigo cualquier dia y charlar de todo esto, de la vida, de los años, de los curros, de peripecias personales, de Tolkien, de lo ultimos que hemos leido, de cine o de lo que se tercie…

    Ya tocará.

    Besos y a cuidarse mucho

    Pater Aethros

    Responder
  • 6. Eleder  |  julio 27, 2007 en 12:27 am

    Y por aquí seguimos otros, Pater 🙂

    ¡Saludos a la Emérita!

    Responder
  • 7. Txapulín  |  julio 27, 2007 en 10:14 am

    Escribí un emocionado comentario en casa después de leer ésto y me he dejado la memoria usb. Rabia. Ahora no podré ponerlo hasta el lunes.

    Lo que sí quiero recordar es que aún existe mi página de “mis amigos”, donde en la foto, tomada tres años después que la que sale aquí, salimos los mismos:

    http://www.txapulin.net/amigos.htm

    Responder
  • 8. Txapulín  |  julio 30, 2007 en 9:00 am

    OK, éste es el comentario que escribí el jueves:

    ¡Uff! Lagrimilla, la verdad, especialmente al principio.

    Primero, gracias por este post. Aunque nunca he dudado de lo que hemos significado para ti (y nunca lo dudes, es recíproco, aunque yo sea de los que me cuesta decir estas cosas), siempre es emocionante volver a oír/leer estas cosas. Para quien no lo sepa, yo soy uno de los que está en esa foto de hace trece años, donde estamos todos guapísimos, la verdad. Nos arreglamos para salir de marcha esa noche con nuestras mejores galas. Por cierto, no podemos olvidar que falta una persona, y que está haciendo la foto.

    Ese viaje fue mítico, no sólo por su vertiente iniciática, digna de una película de Bertolucci o de algo parecido a “El club de los cinco”, sino por la cantidad de secretos que ocultábamos unos a otros y que se fueron descubriendo al pasar de los años y que explicaban todas las cosas que pasaron esos días. En esa foto, incluyendo a la fotógrafa, no hay ocho historias, sino cincuenta y seis, que son las de cada uno de nosotros con los otros siete, y algunas de ellas muy fuertes, muy intensas, y en ese momento algunas muy secretas. A pesar de que el descubrimiento de alguno de esos secretos prácticamente despedazó ese concepto de lo que en ese momento llamábamos “la colla” (en mi caso habían de pasar cuatro años para que ocurriera algo que hizo estallar mi visión del mundo y de la amistad en ese momento), lo maravilloso y mágico del asunto es que trece años después todavía nos hablamos, todavía nos queremos, y hay algunos de esa foto a los que echo muchísimo de menos porque se han alejado más de lo debido, o yo de ellos, que las culpas hay que repartirlas según es de justicia.

    Yo tengo una foto parecida, donde salimos los mismos tres años después de la que aquí nos ocupa. Creo que era el día de tu cumpleaños en el 97, y es la foto que elegí en esa época para hacer la página de mis amigos (la del comentario de arriba). Ahí sigue.

    Yo también os quiero. Mucho.

    Responder
  • 9. Josh  |  julio 31, 2007 en 12:32 pm

    Bueno, pues yo también soy uno de los que está en la foto… Quizás el que se ha descolgado más con la excusa de que hace seis años que vivo fuera de España. Pero cuando uno lee cosas como estás, pues no le queda más remedio que aportar su granito.
    Lo primero y más importante: gracias Vane… Gracias por recordarnos quienes somos y de donde venimos, gracias, también, por dejarnos ser parte de tu vida, gracias por los recuerdos y, sobre todo, gracias por “not giving up” a pesar de que nos hemos vuelto unos despendolados y el contacto escasea. Tú y yo siempre hemos hablado más abiertamente sobre nuestros sentimientos y, así, aunque no me sorprende lo que he leído, no obstante me emociona el verlo por escrito, como si fuera un contrato que ratifica todo el cariño que siempre nos hemos tenido todos.
    Lo segundo: Alex tiene más razón que un santo. En esta foto no hay ocho historias, sino ocho mil. Y sí, si uno considera todo lo que pasó después, Sant Miquel se ve con otra perspectiva. Es como “Sé lo que hicisteis el último verano” pero menos sangriento. Desde el presente, ese pasado adquiere nuevas dimensiones y connotaciones. Por cierto Alex, si por casualidad lees esto, que sepas que te echo mucho de menos y que te sigo queriendo como hace 15 años. Ya sé que nos hemos distanciado, pero nunca olvides que tú jugaste un papel crucial en mi vida. Por eso, siempre serás muy especial para mí.
    Finalmente, y porque si no digo esto no sería yo: ¿por qué coño nadie me dijo que llevaba un pelo tan ridículo? AHHHHH De verdad, los “fashion” desastres que uno comete como adolescente.
    Pues eso, que la colla como entidad física puede haber desaparecido, pero en realidad no ha muerto sino que se ha elevado a un plano de existencia infinitamente superior, uno que ni las atuduras mortales de nuestros cuerpos ni el inexorable paso del tiempo pueden ya tocar. Long live nosotros!

    Responder
  • 10. Luiyo  |  julio 31, 2007 en 2:01 pm

    Madre mía que jovencitooooooossss

    Responder
  • 11. Txapulín  |  agosto 1, 2007 en 8:49 am

    ¡Jose! ¡Qué alegría encontrarte por aquí! Por cierto, que te recuerdo que ahora vivimos en el mismo país, así que a ver si un día pillamos una hora de tren cada uno y nos encontramos en medio :). Un fuerte abrazo.

    Responder
  • 12. Txapulín  |  agosto 1, 2007 en 8:50 am

    PD: Tu pelo no está tan mal ;P.

    Responder
  • 13. Raquel  |  agosto 20, 2007 en 9:43 am

    Bueno, bueno, me voy a unir a los comentarios. Ya veo que no soy la unica egocentrica, mira que pronto aparecen algunos de la nada!!!! 😉
    Pero no voy a intentar escribir algo original, conozco mis limitaciones… solo decir que estoy deacuerdo 100%, bueno 95% con lo q dice Alex, por lo que lo que no voy a repetir algo que ya esta muy bien explicado. Lo de los secretos es mi 5%, yo no lo considero asi, se llama convivencia, y siempre hay historias, de lo contrario seria muy aburrido, no? Algunas evolucionan, otras desaparecen y de otras seguro que seguimos sin saberlas. Pero como bien decis esto realmente no es relevante, solo son momentos que nos ayudan a aprender y mejorar (hopefully!! Aunque a veces yo tenga mis dudas), pero nuestra esencia queda, y eso es lo que importa, por lo que senyores olvidar, perdonar y ser menos orgullosos puede ser una buena leccion, la captas??? ( no digo nombres, pero las personas ya se daran por aludidas). Yo tambien os quiero (snif, snif!!) y siempre tendreis mi trocito de corazon, esto debe ser como los amores primeros 🙂 . Y para acabar, yo creo que la foto se ha retocado, porque q yo recuerde estabamos muy bien, pero ahi hemos salido genial; de nuevo recordar a la fotografa (no hay otra foto por ahi suya?) y esto para subir el ego del lloron presumido que todavia es peor que yo: GUAPO!!!!!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Para pensar

"Sólo el que ensaya lo absurdo es capaz de conquistar lo imposible." Miguel de Unamuno

Mes a mes

julio 2007
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Instantes robados

IMG_0240

IMG_0006

IMG_0006

IMG_0012

IMG_0059

Más fotos

Pasaron ya...

  • 118,223 hits

A %d blogueros les gusta esto: