Hay verdades como puños…

octubre 8, 2006 at 10:47 am 2 comentarios

De buena mañana de domingo, aprovechando para hacer cosas que a lo largo de la semana, entre un trabajo y otro y demás actividades, no he podido hacer.

Entre ellas, leerme la conferencia de Rafael Feito que gentilmente nos ha pasado Rapun, procedente de las jornadas Educando nos.

Aunque puedo estar en desacuerdo sobre algunos comentarios, referentes a la globalización (quizá sólo en la forma y no en el fondo, debido a que no se trata en profundidad el tema), no puedo sino aplaudir y asentir a varias perlas que nos presenta. No por obvias a veces son menos ciertas.

Por ejemplo:

En definitiva, aprender a aprender quiere decir que los procesos de aprendizaje no
concluyen con la escolarización, sino que es un proceso que tiene durar toda la vida, que debe formar parte de los intereses vitales de los individuos. Ello implica que la experiencia escolar debe ser un estímulo para que la gente sea capaz de construir los conocimientos por sí mismos.
Por desgracia, nuestra escuela –y, por supuesto, incluyo a la Universidad- fomenta la pasividad cognitiva.

Clases magistrales. Categorización y compartimentalización del conocimiento. Memorización no comprensiva. Baja o nula participación excepto para responder preguntas. Poca aplicación práctica y útil de lo aprendido. Mucha información y pocas aptitudes y valores. Sí, sí, así y más. Así hemos vivido y así se vive aún la mayor parte de la enseñanza secundaria.

Y luego nos quejamos de que nuestro hijo ha suspendido matemáticas. Pero… ¿realmente nos ha servido de algo en nuestra vida cotidiana saber integrar? ¿O en nuestra vida laboral, excepto a gente con determinadas carreras científicas? ¿Nos ha sido de utilidad memorizar fórmulas, fechas, nombres, sin casi ninguna relación entre ellos?

Es hora de volver a un aprendizaje más completo. Más interrelacional, más interdependiente, más aplicativo, más estimulante, más continuo…

Quizá el motivo por el que yo no estoy ahora dando clases en secundaria, cuando es una de las vías más comunes para los biólogos, es ese.

Quizá por ese mismo motivo y otros más, prefiero en este momento de mi vida ser educadora ambiental, que docente de secundaria.

Disfruto al no tener que hablar de un campo restringido, al poder relacionar lo ambiental, lo social, lo económico, lo político… porque todo está relacionado y es interdependiente, y la realidad no entiende de parcelizaciones. Me gusta escuchar y enriquecerme con lo que comentan mis alumnos, adultos en estos momentos, y en paro. Que se enriquezcan también entre ellos. Que se planteen problemas, dudas, opciones de cambio, posibles soluciones. Que se delibere y que se den herramientas y recursos para actuar y para profundizar en el conocimiento. Que se genere confianza, que se despierte el espíritu crítico.

Porque son adultos que han chupado de esa secundaria. Son adultos de un colectivo con problemas, que están sin trabajo. Son adultos que se encuentran con unas horas obligatorias de medio ambiente dentro de un curso de formación ocupacional, y se preguntan para qué necesitan hacer esas horas. Son adultos acostumbrados a permeabilizarse a toda la información que transmite la televisión y otros medios, pero muchas veces (la mayoría) sin cuestionarse qué hay más allá.

Y yo, personalmente, disfruto esas horas, a tope. Sé que aún puedo hacerlo mejor, recién me estrené. Pero también sé que es un tiempo en el que se sacuden conciencias. Y las buenas sacudidas van bien 🙂

Y cuando la gente sale de la clase, después de haber pasado sólo nueve horas contigo en un curso que puede tener más de doscientas, dándote las gracias, diciendo que han aprendido cosas, que van a informarse más aún, y hasta que se ha producido ese primer clic en su mente…

Sabes que el camino es largo y empedrado, pero que entre todos, poco a poco, haremos posible otro mundo.

Anuncios

Entry filed under: Educando para la sostenibilidad.

Cal Paller Va de gatos

2 comentarios Add your own

  • 2. Lygeum  |  octubre 13, 2006 en 8:54 pm

    Buena reflexión. Yo soy profe de secundaria, enseñanza reglada, y me veo reflejado en gran parte de lo que dices, pero intento salirme en lo que puedo de los márgenes y límites que imponen el programa, los libros, el horario, el edificio, la administración… se pueden hacer cosas, lo que pasa es que falta voluntad en muchos docentes.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Para pensar

"Sólo el que ensaya lo absurdo es capaz de conquistar lo imposible." Miguel de Unamuno

Mes a mes

octubre 2006
L M X J V S D
    Nov »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Instantes robados

IMG_0240

IMG_0006

IMG_0006

IMG_0012

IMG_0059

Más fotos

Pasaron ya...

  • 118,218 hits

A %d blogueros les gusta esto: